La presión radical habría sido clave para el paso atrás en la reforma del IPS

Declaración Jurada María Eugenia Vidal

La presión que habrían ejercido los radicales terminó de empujar a la gobernadora María Eugenia Vidal a congelar la reforma previsional de la provincia, temerosa de una rebelión de docentes que haga imposible el quórum, según publica en el portal La Política Online.

Los radicales se pusieron en alerta luego de que Christian Gribaudo, presidente del Instituto de Previsión Social (IPS), admitiera lo que era un secreto a voces: Vidal redactó su propia ley jubilatoria e intentaría sancionarla en marzo.

En diciembre había trascendido un borrador de un proyecto que nunca llegó a la Legislatura y contemplaba “armonizar” el sistema previsional a la Anses, que obligaría a dos cambios trascendentales: elevar la edad mínima de las maestras a 60 años y ajustar la movilidad a la polémica fórmula sancionada en el Congreso.

Legisladores radicales aseguran que ni Vidal ni sus emisarios le hablaron de una reforma previsional y si aparece no será fácil que pase, “la UCR tiene una histórica defensa del IPS y no caducará”, afirmaron los boina blanca.

Share Button